Cada 2 de febrero se celebra el día mundial de los humedales, un recurso natural que aporta grandes beneficios a nuestras comunidades y cuyos servicios ambientales son variados e importantes. Los humedales son superficies terrestres que se inundan de agua de forma estacional o permanente. Los humedales urbanos se encuentran dentro o alrededor de las ciudades y sus suburbios e incluyen ríos y llanuras inundables, lagos y pantanos, al igual que variantes costeras como marismas de agua salada, manglares y arrecifes de coral. Los humedales proporcionan servicios ambientales vitales, como protección contra inundaciones, tormentas y huracanes, igual que mejoramiento de la calidad del agua, recarga de los mantos acuíferos, estabilización de suelos y prevención de deslaves, regulación del clima y almacenamiento de carbono. No debemos descuidar que los beneficios que aportan los humedales son cada vez más importantes, dado que actualmente más de 4,000 millones de personas habitan en las ciudades, mayormente en zona costeras. En muchos casos a estos espacios se les considera terrenos baldíos, charcos, basureros o sitios que deben urbanizarse, cortando la cadena de servicios ambientales que nos proporcionan.

En México contamos con el  Comité Nacional de Humedales, que agrupa a 20 instituciones del gobierno, la sociedad civil y la academia, entre ellas la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la Coordinación Nacional de la Convención Ramsar en México (Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas) y la Comisión Nacional del Agua.

Estos cuerpos de agua también incrementan la belleza de las ciudades, son hábitat de especies migratorias como aves y mejoran la calidad de vida de sus habitantes. México posee el segundo lugar mundial con 142 humedales designados por su importancia internacional como Sitios Ramsar, en una superficie de 8.643,579 hectáreas. Los estados con mayor número de Sitios Ramsar son Baja California Sur, con 11, y Jalisco y Quintana Roo, con 13 cada uno; Yucatán  ocupa el octavo lugar con 3 sitios Ramsar. Se calcula que desde 1900 ha desaparecido al menos el 64% de los humedales del planeta, principalmente desecados para la urbanización. En México esta cifra es del 50%. Los expertos coinciden en que aún tenemos una gran oportunidad para conservarlos y restaurarlos, pero para este cuidado debemos ponernos las pilas todos, principalmente quienes habitan cerca de estos bondadosos ecosistemas.