MÉRIDA, Yuc.- Mayas de la Península de Yucatán tienen afinidad genética con un antiguo habitante de Siberia conocido como el Niño de Mal’ta, de hace 25 mil años, según revela una investigación recién publicada por los Institutos Nacionales de Medicina Genómica y el de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”.

Para el estudio se realizó un estudio de genoma completo de 12 individuos de poblaciones indígenas, entre ellas habitantes de la Península de Yucatán, para analizar la probabilidad de que existiera una afinidad genética con el Niño de Mal’ta.

En el trabajo participaron más de 30 investigadores con el fin de hacer ampliar los conocimientos sobre la historia demográfica de la población mexicana, lo que a su vez ayudará a identificar factores genéticos sobre prevalencia de las enfermedades.

Se analizó la secuencia del genoma completo de 12 personas de seis diferentes grupos étnicos y regiones del país: del norte: tarahumaras y tepehuanos; del centro y sur: nahuas, totonacas y zapotecos, y mayas de la Península de Yucatán.

El trabajo científico denominado “Historia demográfica y variación genética biológicamente relevante de mexicanos nativos inferidas a partir de la secuenciación del genoma completo” fue publicado en la revista Nature Communication.