Emmanuel Palomo/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Un conductor presuntamente ebrio, casi manda a su esposa y dos hijos al hospital despúes de chocar contra un taxi que estaba estacionado. 

El accidente ocurrió al filo de las 6:00 horas sobre la calle 75 x 35 del fraccionamiento Tixcacal Opichen, cuando muchos yucatecos dormían o ya se retiraban de las fiestas de Año Nuevo.

Así le ocurrió a Guadalupe Alfonso Quijano Manzanero (a) “Lupito”, quien después de convivir y festejar la cena de Año Nuevo, regresaba a su hogar con toda la familia, aunque con algunos 'alipuses' de más.

Lupito guiaba su vehículo Derby, placas 913XCD cuando de pronto perdió el control y chocó contra la parte trasera de un Taxi 4511 YSB que estaba estacionado.

Después del impacto el Derby avanzó casi 20 metros hasta acabar casi sobre la acera y a punto de estamparse contra un poste de concreto.

A pesar de la gravedad del golpazo, la dama y los pequeños solo sintieron el sacudón y no sufrieron lesión alguna. Por suerte y fortuna, solo fueron daños materiales.

Al lugar llegaron paramédicos de la SSP para auxiliar a los accidentados.

Mientras que, Quijano Manzanero quedó en calidad de detenido hasta el deslinde de responsabilidades.