Óscar Chan/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Alrededor de 80 maestros de escuelas secundarias protestaron en las instalaciones de la Secretaría Estatal de Educación (Segey) por la asignación de poco tiempo para laborar, pues aseguraron que, a pesar de que fueron los primeros en ser evaluados en 2015, les tocaron a cinco horas cada uno, a diferencia de los de las dos siguientes generaciones, a quienes les dieron entre 15 y 20.

Bajo la consigna de “Respeto e igualdad”, los inconformes se plantaron en la entrada de la Segey y durante varios minutos exigieron hablar con el titular, Delio Peniche Novelo, para que les explicará el motivo de la asignación de menos horas a los profesores de la primera generación.

Cabe mencionar que los docentes inconformes pertenecen a escuelas federales, estatales y técnicas de Mérida y de diversos municipios, como Progreso, Ticul, Motul, Panabá, Valladolid e Izamal.

Durante la protesta, los quejosos alegaron que a ellos solo les dieron un incentivo económico y menos horas de trabajo a pesar de sobresalir entre otros estados del país.

A la segunda y tercera generación les está dando más incentivos económicos y mayor número de horas”, sentenció Rebeca Martínez Morales, una de las quejosas.

Por su parte, Ivonne Chan dijo que aunque los profesores del mismo nivel fueron los primeros en ser evaluados y demostraron ser capaces de cumplir en las aulas, no se les hace justo que ahora la Segey entregue más beneficios a quienes califican como “bueno”, cuando antes solo les daban esos beneficios a quienes salían como “destacados”.

“Más que venir a cuestionar, nosotros asistimos para que nos digan cuál es la razón de esa situación y por qué no han respondido nuestra solicitud. No hay respuesta alguna y estamos exigiendo que el trabajo para los maestros sea parejo, ya que nos corresponden los mismos beneficios”, aseguró.

Los quejosos estuvieron en la manifestación durante más de una hora y aseguraron que buscarán una respuesta con la Segey, que hasta ayer se había mantenido al margen y no había dado respuesta.

“Nosotros nos preparamos como pudimos porque no había un órgano capacitador como ahora y salimos adelante, no es justo que a los que vinieron después les den más que a nosotros, a ellos les dan hasta 25 horas y a nosotros solo cinco”, explicó Claris Medina Quintal.