Óscar Chan/SIPSE

Mérida, Yuc.- Alrededor de 50 maestros de preescolar y primaria que fueron evaluados en la convocatoria 2017 y que obtuvieron resultados “buenos” y “destacados” en la prueba del servicio profesional docente, se manifestaron ayer a las puertas de la Secretaría Estatal de Educación (Segey) para exigir el pago del incentivo “K1”, que asciende a un 35 por ciento de su sueldo base, y que hasta la fecha no se les ha entregado.

Molestos porque desde mayo se les debió de hacer el depósito, los profesores de educación básica se plantaron en la plaza cívica de la Segey con pancartas en mano y gritando consignas como: “¡Queremos que nos paguen, queremos que nos paguen!”.

Los maestros que pertenecen a diferentes zonas escolares denunciaron que la Segey y su titular, Delio Peniche Novelo, solo les ha dado largas cada vez que acuden a preguntar por dicho incentivo, por lo que se dijeron decepcionados de que hasta la fecha no se les haya reconocido su buen desempeño en las aulas.

Argumentaron que los afectados con esta situación son alrededor de mil cien profesores, entre quienes salieron con la calificación aprobatoria en las zonas urbanas y deben recibir un 35 por ciento de incentivo con base en su sueldo, así como los que aprobaron esa prueba en las zonas marginadas y merecen un 41 por ciento en base a su salario.

“Queremos que se respeten estos pagos, tenemos esperando desde abril cuando salió el comunicado en el que se nos dio nuestra calificación, según el folio, y estamos esperando pero hasta ahora solo nos están dando largas”, afirmó Itari Concha.

Indicaron que en caso de que la respuesta sea negativa, la siguiente acción sería acudir a la Secretaría de Gobernación o meter una demanda a la Segey, toda vez que la solución a este incentivo todavía no es clara.

“En la convocatoria salió que iba a haber el pago de K1 para destacados y buenos y hasta en el comunicado se menciona, entonces nosotros no entendemos por qué la Segey nos lo está negando”, dijo Laura Paredes, una de las manifestantes.