Milenio Novedades
MÉRIDA.- Ante la posible marcha atrás de la reforma educativa varios maestros manifestaron su interés en no participar en la nueva convocatoria al examen de permanencia docente que el nuevo sistema establece como obligatoria.

De acuerdo con la página de redes sociales Docentes Unidos Luchando por Yucatán, uno de los sitios más activos con participación de maestros, la petición de participar en el proceso ya no se está viendo como “obligatoria” y varios profesores optan por no acudir a la misma.

Según marcan los lineamientos del Servicio Profesional Docente, el examen se debe aplicar en noviembre próximo, al igual que se efectuó durante 2017.

Ahora, la invitación que otrora se realizaba mediante un correo electrónico con carácter de obligación se efectúa mediante unas hojas y a modo de invitación, con lo que varios profesores han manifestado su rechazo a participar en la prueba.

Como informamos, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) solicitó al Gobierno del Estado, directamente al Titular del Poder Ejecutivo, Rolando Zapata Bello, y al titular de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán (Segey) que intervengan en este asunto.

De acuerdo con el oficio emitido el pasado 15 de agosto, es decir, siete días antes del inicio de clases en Yucatán, las dos secciones locales del gremio solicitaron a las autoridades estatales su intervención directa en el Proceso de Evaluación al Desempeño Docente de este año.

El oficio, en el caso de la sección 33, fue firmado por el delegado especial de dicho gremio, Manuel Jesús Tzab Castro, y cuenta con la firma y sello de recibido de las autoridades estatales.

De forma puntual, los representantes del gremio solicitan dos cosas: para los maestros que decidan no presentar la evaluación que no haya consecuencias legales, y para los que sí deseen evaluarse, que tengan condiciones como apoyo técnico pedagógico, y que haya el recurso suficiente para el ejercicio fiscal 2019 para el pago oportuno del estímulo económico.