Patricia Itzá/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- El megaincendio que empezó el domingo en el ex basurero municipal aún no se extingue por completo y en la zona hay humaredas que despiden un olor desagradable en perjuicio de amplio sector habitacional, que incluye Francisco de Montejo.

Los vecinos de la colonia Los Tamarindos, la más cercana a la zona afectada, mantienen guardias de vigilancia, acompañados de bomberos y elementos de la Unidad de Protección Civil, que no abandonan los trabajos para evitar que el fuego retome fuerza.

En amplia zona, incluyendo Francisco de Montejo, el olor a humo se mantiene en las paredes de los hogares, en la ropa e incluso hasta en los alimentos. Las brigadas del sector salud mantienen la vigilancia para evitar que menores y personas de la tercera edad presenten un brote de enfermedades respiratorias.

Para apagar el fuego subterráneo, personal del Ayuntamiento de Mérida perforó cinco pozos, para extraer de manera permanente el agua que permita enfriar la zona. Los bomberos, elementos de Protección Civil y Conafor apoyan en los trabajos.

El director de Servicios Públicos Municipales, Luis Jorge Montalvo Duarte, explicó que los trabajos comenzaron el martes por la tarde y ayer consistió en la instalación de bombas sumergibles, las cuales necesitan energía eléctrica para funcionar, a diferencia de las comunes que utilizan gasolina.

Bomberos no paran las labores en la zona siniestrada. 

Debido a la magnitud del incendio, fueron instaladas dos bombas para regar la zona desde pozos cercanos.

Piden ponerle fin a problemáticas de ruido en antros y bares del Centro

“Las bombas servirán para regar la zona, ya que colocaremos mangueras largas para que vayamos avanzando en humedecerla, poco a poco hemos visto que hay lugares donde ya no sale nada de humo, pero para que sea más rápido realizamos estos trabajos”, explicó.