Katia Leyva/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- El transporte aéreo de la entidad, una de las fortalezas del sector turístico, inició las vacaciones de Semana Santa con tropezones, ya que una aerolínea dejó mal a sus pasajeros durante dos días, el sábado y el domingo.

El incumplimiento de la aerolínea ameritó la inmediata intervención de la Procuraduría Federal del Consumidor para aplicar las nuevas medidas legales, que obligan a las empresas en ese tipo de problemas, a devolver a los viajeros el valor de sus pasajes, más los costos de alimentación y hospedaje que les generaron los retrasos.

José Antonio Nevárez Cervera, delegado de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) informó que de enero a la fecha  ya suman 24 quejas contra aerolíneas en la capital yucateca, esto tras el último incidente registrado el sábado y domingo recientes, cuando una aerolínea tuvo una demora de casi dos días debido a ajustes en uno de sus aviones.

También te puede interesar: Por vacaciones, esperan derrama de mil 150 millones en Yucatán

“Una de las aeronaves de dicha aerolínea tuvo una falla (en su centro de carga), por lo que esta situación demoro el vuelo al menos 10 horas, situación que se trató de resolver otorgando a los pasajeros las compensaciones requeridas, sin embargo el vuelo que posterior, también presentó fallas, por lo que la noche del domingo algunos pasajeros pudieron continuar con su vuelo”, abundó.

Indicó que el problema que dejó varados a 149 pasajeros del vuelo Mérida-Monterrey, se debió a un tiempo de respuesta lento por parte de la compañía que realiza las verificaciones a la aerolínea.

Al respecto, el delegado de la Profeco resaltó que durante el periodo vacacional tanto en el Aeropuerto Internacional de Mérida, como en las terminales de camiones, mantienen vigilancia para buscar el beneficio de los pasajeros, otorgando las compensaciones necesarias en caso de requerirlo.

Sobre el operativo de “Semana Santa y Cuaresma 2018” que realizan indicó que de las 11 visitas realizadas a hoteles, restaurantes, tiendas departamentales, entre otros establecimientos, se han ejercido cinco suspensiones, entre las que se encuentran: cuatro talleres mecánicos por no contar con su contrato de adhesión y una tienda de ropa, esto por no contar con los precios a la vista. 

El delegado de la Profeco resaltó que habrá brigadas de verificación permanentes en este periodo para comprobar que se atienda a los consumidores conforme a la ley, en giros comerciales como hoteles, tiempos compartidos, agencias de viaje, arrendadoras de autos, centrales de abasto, talleres mecánicos, parques recreativos y acuáticos, pistas de patinaje, boliches, cines, teatros, centrales camioneras, carreteras, líneas aéreas, restaurantes, bares, discotecas, ropa, calzado, juguetes de playa, equipo de audio y video y estacionamientos públicos.

Por último, la Profeco reveló que de ser acreedores a una sanción, las  multas que podrían imponerse a los proveedores que incumplan la Ley Federal de Protección al Consumidor alcanzan hasta 4 millones 300 mil pesos.