SIPSE

MÉRIDA, Yuc.- En menos de 10 días, en Yucatán dos personas relacionadas con el narcomenudeo han estado involucradas en igual número de homicidios: primero fue la ejecución de un chofer de Uber y luego un feminicidio ocurrido en la colonia Dolores Otero.

En lo que se refiere al segundo caso, se supo que el supuesto criminal responde al nombre de Jesús M. C. H. (a) “Moren”, conocido delincuente de la citada colonia del sur de la ciudad y que tenía su “narcotiendita” en el predio número 714-A de la calle 54 entre 101 y 103, donde presuntamente estranguló a su esposa, Julia O. K., debido a los celos.

Hoy, este sujeto será puesto a disposición de un juez de control por el delito de feminicidio, ya que fue detenido cuando huía del lugar de los hechos y en su intento de fuga lesionó a un elemento de la SSP. Es por eso que ahora también podría enfrentar un nuevo cargo, aunque sea menor.

Como se recordará, en este hecho se conjuntaron el alcohol, la traición y los celos.

La pareja comenzó a tomar y al calor del alcohol y las drogas, a las que eran afectos, el rencor afloró y “Moren” estranguló a la señora. Al ver lo que había hecho, intentó huir de la casa, sin importarle que sus hijos encontraran el cuerpo sin vida de su madre.

La señora lo había engañado con otros hombres tiempo atrás y, al parecer, su esposo ya la había perdonado, pero al calor de las copas, el tema volvió a surgir y comenzaron a reñir.