MÉRIDA, Yuc.- La entidad se ubica por encima de la media nacional en casos de bebés que nacen con paladar hendido, y no se trata de una cuestión propia del medio rural, porque los reportes ya comienzan a ser más frecuentes en la zona metropolitana. Las estadísticas indican que a nivel nacional este padecimiento ocurre en uno de cada 700 nacimientos, aquí las malformaciones se presentan en uno por cada 600.

Los casos ahora se reportan de Mérida y otros municipios como Kanasín, Umán, Conkal, a diferencia de un par de años en donde la tasa de incidencia provenía de los municipios “alejados” del oriente y sur del Estado, como Oxkutzcab o Tekax.

Yucatán en estos momentos se coloca apenas por arriba de la media nacional, en la que un nacimiento por cada 700 habitantes presenta este tipo de malformación y en la entidad es uno por cada 600.

“Estamos viendo una tendencia en la que el número de pacientes provienen de los municipios cercanos a Mérida, ya no de los más alejados, como en años anteriores, pero lo característico es que aún existe el mito de que los padres no quieran que los vean o les ‘hagan el feo’”, indicó la encargada de la Clínica de Labio y Paladar Hendido en el Estado, María Flores Méndez.

Precisó que las causas por las que se da este problema al nacer son multifactoriales, porque en el proceso de gestación la madre pudo usar drogas, abusado del alcohol, tuvo una infección y no fue controlada, ingirió una aspirina o estuvo cerca de pesticidas; se calcula que de los casos atendidos cada año, el 30% de la malformación se da por herencia y el resto es por causas externas.

“Varias situaciones pueden causar una mutación en un cromosoma, lo que origina que el producto nazca con esa patología. Sin embargo, si es por diversas razones y no por herencia es más probable que la madre solo tenga un hijo con esas malformaciones”, concluyó.