En Chiapas apareció milagrosamente el Señor de Tila, que se convirtió en la deidad más reverenciada del pueblo. Evelyn Mijangos Prott dice que el segundo milagro de este Cristo es el de su renovación.

En la actualidad muchas personas que van a venerar al Señor de Tila no se preguntan cómo ni cuándo llegó el Cristo, pero sí comentan mucho sobre su renovación prodigiosa. Se dice que un día 15 de enero ocurrió el portento y por este motivo es que se celebra una gran festividad en esta fecha.

Según la gente del pueblo, desde hace muchos años, las personas que llegaban al santuario del Señor de Tila tocaban directamente al Cristo y encendían velas cerca de él. Esto provocó que el humo de los cirios ennegreciera la imagen. Fray Francisco Núñez de la Vega, obispo en turno de aquella época, decidió llevar al Cristo a San Cristóbal de las Casas para que lo restauraran.

Se fijó un día 15 de enero para realizar el proyecto. Pero en la madrugada de ese día, el obispo decidió destapar la imagen y ver al Cristo antes que se lo llevaran. Grande fue su sorpresa al mirar que ya no había necesidad de ello, ya que la deidad se había restaurado o renovado milagrosamente. Al ver esto, Núñez de la Vega inició una investigación y declaró que esa renovación era un milagro y, con ello, el pueblo de Tila se convirtió en santuario.

El municipio de Tila colinda con el estado de Tabasco y muchos creyentes tabasqueños peregrinaban desde hacía mucho tiempo a Tila para rendir culto al Señor. Luego establecieron una capilla en Villahermosa. Pero cuando sucedió la persecución religiosa realizada por el gobernador de Tabasco Tomás Garrido Canabal, el Cristo tuvo que esconderse milagrosamente en la cueva del cerro de San Antonio cercano a Tila. Al cesar el peligro, el Cristo regresó a su templo. Los tabasqueños mantuvieron la capilla en Villahermosa. Sin embargo, miles de ellos siguen yendo al santuario de Tila.

Los habitantes dicen que gracias a que el Cristo eligió a Tila para quedarse, ésta se ha consolidado como pueblo y si el Señor no hubiese permanecido en este lugar, Tila no existiría.