Mérida, Yuc.- Molineros del Estado exigen se termine con la venta de tortillas a domicilio y en las tienditas de la esquina, porque les genera pérdidas, aunado al incremento del gas LP, lo que hace más difícil su situación. Luis Quijano López, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Masa y la Tortilla en la entidad, dijo que mantendrán los precios “hasta donde sea posible”.

“Lo que queremos es que las autoridades competentes regulen la entrega a domicilio, debido a que este plus en lugar de generar ganancias nos está resultando en pérdidas considerables que a la larga ya no podremos asumir”, subrayó.

En promedio un establecimiento vende entre 20 y 50 kilos de tortilla, en cambio en los molinos se venden al menos 40 kilos de este alimento, cantidades que se van de mil 800 a dos mil pesos de venta para que los establecimientos “sobrevivan”, comentó Quijano López.

Aclaró el precio para el kilo de tortilla y masa fluctúa entre 14 y 18 pesos, dependiendo del sector de la ciudad o del municipio donde se vende el alimento, y así se mantendría en los próximos meses a menos que la tonelada de maíz suba de precio.

El líder de los molineros yucatecos comentó que hasta el momento han tenido que “aguantar” el precio a este producto de la canasta básica de los yucatecos, pero con el incremento al gas están analizando opciones viables.

“Una de las propuestas a considerar es restringir la venta del producto en las tienditas de la esquina, ya que este es otro de los factores que desemboca en pérdidas para los productores locales”, aseguró.

El líder de los molineros explicó que recientemente realizaron un estudio para conocer cuál es la forma de actuar de los integranes del sector y ubicar los pasos a seguir para evitar una escalada de precios en este producto de primera necesidad.