Milenio Novedades
MUNA, Yuc.- El antojo de huayas le costó la vida a la señora Blanca María Chan Huicab, quien cayó de la mata desde una altura de cuatro metros.

Se averiguó que este miércoles por la tarde, a Blanca María, de 29 años, se le antojó comer huayas, así que decidió subir a un árbol ubicado en su domicilio, en Muna. Sin embargo, cuando subía, la escalera que utilizaba resbaló y la mujer se vino a bajo, golpeando su cabeza contra un muro.

Familiares pidieron una ambulancia, la cual ante el estado grave de la mujer decidió trasladarla a Mérida, sin embargo, cuando los paramédicos se preparaban para viajar a la capital yucateca, la accidentada entró en paro respiratorio y, por más esfuerzos de los rescatistas y un médico, no se le pudo salvar la vida.

Se confirmó que la muerte fue por traumatismo craneoencefálico.

Genaro Dzul Fajardo, esposo de la ahora occisa, quien es paramédico de la Policía Municipal de Umán, llegó para identificar el cuerpo. Unidades de la FGE y del Semefo se encargaron de realizar las diligencias para la necropsia de ley.