MÉRIDA, Yuc.- Este Viernes Santo, en el fraccionamiento Jardines de Miraflores, un septuagenario sufrió un paro cardiaco que lo llevó a la tumba.

El adulto mayor estaba saliendo de su domicilio, calle 11 con 24 de dicha zona habitacional, para abordar su vehículo, y justo al bajar de la escarpa se desvaneció fulminado, ante la sorpresa de su esposa, una maestra y dos acompañantes más, víctima de un ataque al corazón.

El infortunado tenía 75 años de edad y el incidente sucedió aproximadamente a las 6 de la tarde.

El sitio fue acordonado por agentes de la SSP en espera de los servicios periciales de la Fiscalía General del Estado y del Servicio Médico Forense.

Su esposa le reclama su alcoholismo y él se quita la vida