Luis Fuente/Milenio Novedades
MÉRIDA.- El Anillo Periférico ha sido escenario de la muerte de 25 personas este año, principalmente peatones que intentan ganar el paso a los vehículos en esa importante vía y se resisten a usar los puentes peatonales. La cifra está tan solo a tres fallecimientos de llegar a los 28 casos ocurridos en todo el año pasado.

El último percance fatal ocurrió antenoche cuando Felipe Cocom Pech, de 75 años, cruzó sin precaución el Periférico, a la altura de la colonia El Roble Agrícola, y fue atropellado por un vehículo cuyo conductor ni siquiera se detuvo.

De acuerdo con las estadísticas del auditor vial René Flores Ayora, en lo que va del presente calendario han muerto 10 peatones, 7 ciclistas, 5 motociclistas, 2 conductores y un pasajero para un total de 25 personas fallecidas, que representa el 16 por ciento del total de 160 muertos en accidentes viales en Yucatán.

Flores Ayora insistió en que es urgente una campaña emocional objetiva de seguridad vial, cuya meta es concientizar a los peatones, ciclistas, motociclistas, automovilistas y choferes del transporte urbano y de tráileres.

Medidas 

Entre los puntos que a su consideración podrían aplicarse para reducir el número de muertes en el Periférico mencionó que se debe imponer que la velocidad máxima sea de 80 kph sin tolerancia para quienes la rebasen; reactivar los radares de velocidad (fotomultas); utilizar las pantallas de mensaje variable y dar verdaderos consejos de los seis factores de riesgo para accidentes que son velocidad: uso de teléfono celular, consumo de alcohol, falta de sillas portabebés, no usar el cinturón de seguridad y cascos inadecuados para motociclistas.

También indicó que es necesario que se terminen de construir las calles laterales de baja velocidad; repavimentar los tramos de los carriles centrales; reparar la iluminación vial, la cual debe funcionar en todo el Periférico, sin claroscuros, y también se requiere la colocación de postes abatibles o colapsables de las luminarias, puntualizó René Flores.

Agregó que el Anillo Periférico de Mérida tiene exceso de contaminación visual y que es necesario retirar señalamientos verticales que colocan algunos comercios. Otras medidas que sugirió son colocar “trafitambos” con agua en las columnas, en árboles, en postes y en señalamientos de destino elevados, y colocar barreras de defensa metálica recubiertas con caucho en zonas peligrosas, las cuales, dijo, son muchas.