Carlos Navarrete/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Fuerte sorpresa se llevaron los agentes de seguridad que recibieron el reporte de que un hombre dormía en la hondonada del Anillo Periférico, cuando al intentar verificar la información se percataron que la persona no dormitaba sino que se encontraba muerta.

Los hechos se presentaron este domingo sobre el Anillo Periférico, a la altura de una conocida embotelladora en el oriente de la ciudad. En ese lugar, un automovilista vislumbró a un hombre tirado en la hondonada que divide ambos carriles. Inmediatamente llamó al 911 y reportó que el sujeto se encontraba profundamente dormido, por lo que llegó una patrulla de la SSP para despertar a esta persona y removerla del sitio.

Al observarlo en primera instancia, los agentes pensaron que se encontraba profundamente dormido a causa de "una borrachera", pero al intentar despertarlo pudieron comprobar que el sujeto llevaba varias horas de muerto.

Exhorta Protección Civil a prevenir accidentes en época decembrina

El occiso no contaba con identificaciones, sin embargo, trascencendió que tenía un tatuaje de un águila en la espalda. Además el cuerpo presentaba lesiones posteriores, heridas abrasivas y un fuerte golpe en la cabeza, lo que posiblemente lo mató.

Ante esto las autoridades suponen que fue atropellado por un vehículo pesado cuyo conductor huyó del lugar de los hechos.