MÉRIDA, Yuc.- La muerte estuvo activa en las primeras horas de este miércoles, pues un velador falleció cuando trabajaba en un negocio en Umán y otra persona fue hallada muerta en su casa en el fraccionamiento Fovissste de Mérida. Ambos fallecieron de infarto al miocardio.

En el primer caso, la madrugada de ayer, Miguel Medina, de 67 años de edad, velador en un comercio ubicado en la calle 20-A entre 21 y 23 del centro de Umán, realizaba una ronda afuera de las instalaciones cuando comenzó a convulsionar y cayó al suelo.

Vecinos se dieron cuenta y mientras unos acudieron a tratar de auxiliarlo, otros solicitaron los servicios de emergencia. En minutos llegó una ambulancia de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), cuyos paramédicos aplicaron los primeros auxilios y maniobras de resucitación, pero no pudieron salvar la vida de Miguel Medina.

También se presentó personal de la Fiscalía General del Estado para efectuar el levantamiento del cadáver, pero al final no intervino porque un médico particular se encargó de expedir el certificado de defunción, ya que la causa de muerte fue un infarto.

Murió de un golpe 

En el segundo caso se trató del fallecimiento de Eric Ruperto Cetina Arjona, de 55 años, cuyo cadáver fue hallado en su vivienda ubicada en el No. 318 de la calle 38-A por 3-C de Fovisste Pensiones.

Alrededor de las 9 de la mañana, María Jesús llegó al predio de su hermano Eric Ruperto para llevarlo a que le curaran una herida que tenía en la cabeza a consecuencia de una caída que sufrió el martes por la tarde cuando estaba alcoholizado. La mujer lo halló con la cabeza y parte del tronco en la hamaca y los pies en el suelo, y como no reaccionaba solicitó los servicios de emergencia.

38 años de cárcel para policía que asesinó a su esposa en Tekax

Al lugar llegó la ambulancia Y-18 de la SSP, cuyos paramédicos solo pudieron confirmar que había muerto. Un médico particular expidió el certificado de defunción, ya que la causa de la muerte fue infarto al miocardio.