Luis Fuente/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Una mujer embarazada fue a consulta la mañana del sábado a una farmacia de genéricos ubicada en la colonia Nora Quintana, al poniente de Mérida, sin embargo antes de ser atendida, tuvo un parto prematuro y a pesar de que llegaron al lugar paramédicos de la Secretaría de Seguridad Pública para trasladar a la madre e hija al Hospital O’Horán, la neonata falleció.

La Fiscalía General del Estado tomó conocimiento del caso y determinó que no hay delito que perseguir, pues se trató de un aborto espontáneo provocado por inmadurez fetal.

De acuerdo con datos preliminares, alrededor de las 10:30 de la mañana, la mujer llegó en busca de consulta a la Farmacia de Genéricos Intercambiables, ubicada en la calle 140 con 61 de Nora Quintana.

También te puede interesar: ¡Ojo! Termómetros de hospitales transmiten hongos mortales

Felipa G. N, de 39 años se quejaba de intensos dolores en la espalda, cabeza y estómago.

Minutos después, la embarazada solicitó ir al baño, pero casi de forma inmediata comenzó a gritar, por lo que personal de la farmacia entró y descubrieron que la fémina había abortado y el neonato estaba en el suelo.

La encargada de la farmacia avisó de lo sucedido al número de emergencias 911 y en minutos llegó una ambulancia de la Secretaría de Seguridad Pública, cuyos paramédicos practicaron los primeros auxilios a la neonata y a su madre para luego trasladarlas al hospital O’Horán.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de los médicos, la neonata falleció a los pocos minutos de ser ingresada por inmadurez fetal.

Personal del Ministerio Público y Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado se presentó al hospital para tomar conocimiento del caso y después determinaron que no había delito que perseguir.