Milenio Novedades

Mérida, Yuc.- Con el cuento del negocio de comprar autos usados para revender, Miguel A. A. G. se quedó con un poco más de 400 mil pesos y por eso fue imputado y vinculado a proceso penal por el delito de abuso de confianza denunciado por Alejandra M. M..

Al respecto, la juez de control Elsy del Carmen Villanueva Segura le impuso las medidas cautelares de firmar una vez al mes y no salir del Estado, durante el tiempo que dure el proceso.

El delito que se le instruye no es considerado grave y, por lo tanto, no se le privó de su libertad.

Los hechos se dieron a mediados de mayo de 2014 cuando la denunciante y el imputado realizaron un proyecto para comprar vehículos de segunda mano y luego revenderlos.

El caso es que la denunciante invirtió en dicho proyecto la cantidad de 419 mil 500 pesos, que fueron entregados al imputado, firmando una hoja donde se comprometía a devolver dicha cantidad.

Sin embargo, el imputado gastó todo el dinero invertido en su provecho personal, pudiendo devolver a la denunciante únicamente la cantidad de 59 mil pesos. Eso ocasionó que fuera denunciado y ahora puesto a disposición de una autoridad para resolver el problema.