Mérida, Yuc.- Las gasolineras que no cuenten con precios a la vista o no expidan comprobantes por la venta de combustibles podrán ser acreedoras a sanciones de hasta un millón de pesos, advirtió la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Como se ha informado, tras la liberación de precios de las gasolinas y el diésel, los expendedores podrán ajustarlos conforme a la oferta y demanda, sin embargo, deben reportarlos en todo momento en el portal de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Si bien no existe un precio base de los combustibles, los empresarios deben ajustarlos conforme a los últimos registrados al cierre del mes de noviembre, cuando la Magna se vendía en $15.58, la Premium en $17.29, y el diésel en $16.51.

Al respecto, el delegado de la Profeco, José Antonio Nevárez Cervera, afirmó que el monitoreo de los precios de los combustibles se realiza en todo momento, para verificar que estén a la vista y se entreguen los comprobantes de compra a los clientes, quienes pueden interponer su denuncia si esto no se cumple, además de observar el programa “Litros Completos”, para verificar que se despachen las cantidades que se adquieren.

En cuanto a la variación de los precios, Nevárez Cervera explicó que a pesar de no contar con un tabulador de mínimos y máximos, la dependencia a su cargo vigila que las gasolineras den a conocer los precios, tanto a la CRE, como a los usuarios.