Mérida, Yuc.- Como sociedad debemos evitar la discriminación e incluir a las personas con discapacidad en ella, eliminando las etiquetas como “pobrecito”, “cieguito”, “discapacitado” e “inválido”, aseveró Ingrid Buenfil Lizama, licenciada en Mercadotecnia y atleta paralímpica de nado de dorso, quien en su infancia fue diagnosticada con parálisis cerebral.

Al compartir su testimonio de vida durante la Expo Inclusión 2017, comentó que actualmente el país está en camino de ser incluyente pero falta mucho por hacer.

Ingrid Lizama expuso que para lograr una inclusión real un punto importante es la accesibilidad, que tiene que ver con la posibilidad de acceder a determinados lugares y recorrer las calles de la ciudad.

“Falta coherencia entre la palabra inclusión y los hechos reales. Se dice que se colocan rampas para personas con silla de ruedas, pero con publicidad, se obstruye el paso o las construyen de manera deficiente”, afirmó.

También comentó que la sociedad debe preocuparse por conocer sobre la inclusión, denunciar a las autoridades situaciones como las mencionadas y exigir que se subsanen.

Otro aspecto que abordó la nadadora paralímpica yucateca es que muchas veces a las personas con discapacidad se les dice que son “motivo de inspiración” sin conocerlas del todo.