Milenio Novedades

Kinchil, Yuc.- “La curiosidad mató al gato”, reza conocido refrán, pues anteanoche la curiosidad por poco mata a un niño que encontró una bala en su casa y al golpearla con un objeto de metal, detonó y el proyectil le rozó el abdomen al niño.

Este sonado hecho ocurrió el lunes pasado poco después de las 22:00 horas, en un predio de la calle 19 entre 20 y 22 del centro del Kinchil.

N.T.T., de 6 años, es nieto del actual secretario municipal de esta población, Eleuterio Tzuc Cab, quien vive en el mismo domicilio donde ocurrió el hecho e incluso allí también tiene su taller mecánico.

El pequeño encontró la munición para el rifle calibre .22, al parecer tirado en el suelo y la depositó en un rin de acero, sin saber lo que iba a pasar empezó a golpearla, hasta que finalmente estalló. Luego de rebotar en la pared, el proyectil acabo pegándole cerca de la costilla al pequeño.

De inmediato sus jóvenes padres lo auxiliaron y llevaron a la Clínica del IMSS de esta comunidad. Tras dar aviso a las autoridades del fortuito caso, arribaron al auxilio paramédicos de una ambulancia de la SSP.

Más tarde llegó personal de la FGE al mencionado domicilio para tomar conocimiento, lo mismo que tres patrullas de la corporación estatal. Vecinos dijeron que se escuchó un sonido similar a cuando explota un neumático, pero restaron importancia hasta salir de sus casas y ver a los policías de que algo pasó.

El menor se encuentra convaleciente en un hospital de Mérida, listo para ser dado de alta.