Óscar Chan/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- La reestructuación del tránsito vehicular y peatonal en el Centro Histórico de Mérida debe de ser un proceso progresivo y planificado, afirma el Laboratorio Urbano del Mayab de la Universidad Modelo, debido a que en esta zona convergen diversos establecimientos, negocios, oficinas gubernamentales y espacios públicos.

Ante esto, la propuesta que en diversas ocasiones se ha entablado sobre no permitir a los vehículos el acceso a las calles centrales de esta zona debe ser planificada a través de una encuesta de movilidad, afirma dicho Laboratorio. 

Silvana Forti Sosa, antropóloga y encargada de ese laboratorio, reconoció que el principal problema de Mérida recae en que el transporte motorizado ocupa todo el espacio público y eso ha generado una serie de problemas, como contaminación y elevadas tasas de accidentes.

Dijo que lo primero que se debería hacer para armonizar el Centro Histórico sería promover que la gente camine en espacios seguros, pues no se pueden hacer pistas circulables que no cumplan con normativas técnicas que aseguren al peatón.

“Las aceras de ahora son muy angostas y llenas de obstáculos, por lo que muchas veces la gente está obligada a bajar a la calle a caminar”, abundó.

Investigar y planificar

Resaltó que por ello el Laboratorio del Mayab intenta hacer una encuesta de movilidad, con la finalidad de conocer cómo se mueve la gente y proponer mejores rutas de camiones, las cuales son en su mayoría radiales y tardan hasta dos horas y cuarto para llegar a un destino.

“Tiene que ser un proceso planificado y debemos saber cómo se mueven las personas, porque hay que pensar en todos los comercios que necesitan hacer cargas y descargas de mercancía, pero mientras más ‘peatonizado’ sea un espacio, será mucho más sano y el Centro Histórico se presta para eso”, abundó.

Forti Sosa precisó que es una realidad que en la ciudad hace falta planificación, pues la ciudad creció y como pudo se fue organizando para mover a la gente, la mercancía y los demás espacios, por lo que es necesaria una reestructuración.

“El parque vehicular ha crecido mucho, pues existen alrededor de 700 mil carros en la ciudad, que no está diseñada para tantos vehículos y crea problemas de embotellamiento, contaminación, de salud y ruido”, aseveró.

Tema viejo

El reordenamiento vial del Centro Histórico no es nuevo, es un tema que han abordado diferentes actores políticos, incluso la dos veces ex alcaldesa de Mérida Ana Rosa Payán Cervera, durante su segundo mandato de 2001 a 2003 intentó aplicar un proyecto, pero fracasó.

En este proceso, lo único que han logrado es “establecer” que a dos o tres calles del primer cuadro de la ciudad en los cuatro puntos cardinales, sean los últimos sitios para que los autobuses realicen el descenso de pasajeros antes de llegar a sus paraderos.

Sin embargo, esto no siempre se respeta, porque los operadores de diversas rutas permiten que los usuarios bajen lo más cerca posible a los paraderos. Para apoyar a niños, ancianos, personas con discapacidad o embarazadas, el Ayuntamiento puso en marcha unas unidades de transporte colectivo.