José Salazar
MÉRIDA, Yuc.- La ciudad ya cuenta con un tratamiento no quirúrgico y con eficacia probada del 95% para los casos de sudoración excesiva (hiperhidrosis).

Este tratamiento, denominado iontoforesis, consiste en la aplicación de medicamentos por medio de la corriente eléctrica para bloquear las glándulas sudoríparas.

“Con este tratamiento, sin importa el sexo o grado de hiperhidrosis de la persona, se consiguen beneficios prácticamente inmediatos. No hay restricción de la zona a tratar. Recordemos que esta enfermedad causa sudoración excesiva en el paciente, principalmente en manos, axilas e, incluso, en la espalda, lo cual dificulta el desempeño laboral, escolar y social”, explicó Ricardo Antonio Ruiz Ferráez, director clínico del Centro de Terapia Integral y Rehabilitación (Centir), ubicado en Altabrisa.

Añadió que esta técnica consiste en utilizar la corriente eléctrica como vehículo conductor de medicamentos a través de la piel para generar una mayor penetración permitiendo un proceso de “impermeabilización” de la zona tratada.

En Yucatán no hay trabajo para todos los veterinarios

“Para este tipo de terapia se requiere de equipo especializado, con profesionales preparados para calcular la dosis de corriente requerida y la técnica de aplicación adecuada”, apuntó Ruiz Ferráez.

Sobre el tiempo que dura este tratamiento, el especialista en rehabilitación dijo que requiere un promedio de entre siete a diez sesiones de terapia –se recomienda la aplicación diaria las primeras 5 sesiones y posteriormente alternarlas según el caso– y que los efectos de este manejo, perduran entre los 9 a 12 meses.