Acechándonos

Por. Freddy Heredia 

El PREP

Según el último corte del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) a las 8 p.m. del día 2 de julio, con una participación del 75.14% y con 2,146 actas capturadas de un total de 2,666 casillas (80.49%) en donde votaron cerca de 1.200,000 yucatecos, el candidato puntero en la elección de gobernador es el panista Mauricio Vila Dosal, con 39.21%, seguido del candidato del PRI, Mauricio Sahuí, con 36.22%, y Joaquín Díaz, de Morena, con 20.48%.

Según el PAN, Mauricio Vila cuenta con el 40.98% y Mauricio Sahuí con 35.76%. Joaquín Díaz tiene 19.97% con el 98.2% del total de las casillas, lo que equivale a 2,618 de las 2,666 actas. 

En esta elección, prevaleció la cultura del voto dividido, ya que, según el PREP, se da como ganador al Senado al priista Jorge Carlos Ramírez Marín, con 36.59%, seguido del panista Raúl Paz, con 33.37, y Mariana Cruz, 27.21, que por cierto impugnará.

En la elección a la alcaldía de Mérida, el candidato del PAN, Renán Barrera, tiene el 46.38%, lo que significa 66,218 votos; el del PRI, Víctor Caballero, 27.10% (38,737 sufragios), y el de Morena, Fernando Xacur, el 23.06% (32,966).

En el Tercer Distrito federal, en donde hacía más de nueve años que no ganaba el PAN, hoy en una contienda cerrada y con el factor Andrés Manuel López Obrador, la abanderada panista Cecilia Patrón Laviada gana con el 35.07% al abanderado de Morena, Roger Aguilar, con 34.51% y manda al tercer lugar al del PRI, Crescencio Gutiérrez, con 27.40%. 

La elección que se vivió en Yucatán demostró el rompimiento del bipartidismo al emerger a la escena política Morena, que llegó para quedarse como una opción real de poder y cuya fortaleza será a través del gobierno federal. 

Su máxima figura estatal es el ex candidato a gobernador Joaquín Díaz Mena, quien se rumora tendrá dos opciones: encabezar los trabajos a través de las delegaciones federales en Yucatán o ir a la CDMX al lado del presidente, quien en varias ocasiones y abiertamente externó que Huacho será el próximo candidato a la Presidencia. 

La fuerza de Morena se vio al ganar espacios importantes en Mérida, sobre todo en el poniente, en donde existe una clase media que tenía como opción al PRI y al PAN. En las zonas rurales se consolida en el oriente.

De confirmarse los pronósticos, los priistas están otra vez a punto de ver el crudo invierno del poder federal, estatal y municipal.