¿De qué sirve que exista normatividad, si no se supervisa su estricta observancia? Dicen que: “Orden dada y no supervisada, vale para…”. La Consar, en diciembre de 2015, dictó “disposiciones de carácter general en materia de operación de los SAR”, estableciendo, entre otros puntos, que “las administradoras… deberán proporcionar… la emisión de constancias sobre implicaciones de traspaso… en todas sus oficinas, sucursales o unidad especializada…”. Y agrega que “en todo momento, las administradoras tendrán prohibido negar o limitar el servicio de emisión de constancias… a los trabajadores”.

Posteriormente, la Consar emitió, el 4 de julio de 2017, nuevas modificaciones y adecuaciones al procedimiento para la entrega de las constancias sobre implicaciones del traspaso, haciendo de este trámite una gestión tan requisitada y elaborada que, en estricto sentido, dificulta en mucho obtener el documento mencionado.

Se reitera que “las administradoras deberán vigilar que no existan irregularidades… que entorpezcan la emisión de dicha constancia, por lo que no podrán incurrir en prácticas dilatorias y deberán cerciorarse de que… sea entregada en los plazos previstos…”.

Y acota que “…las administradoras tendrán prohibido negar o limitar el servicio de emisión de constancias… a los trabajadores; en todo caso, deberán orientar debidamente al trabajador para que lleve al cabo (la gestión) a través del E-SAR…”.

El documento ya no se tramitará directamente en las oficinas y sucursales de la afore, sino que, a partir de la entrada en vigor de las nuevas disposiciones, la gestión se hará a través del portal electrónico E-SAR, retardando la obtención de la constancia sobre implicaciones del traspaso, complicando el proceso.

Al sobrerregular el proceso, se está limitando la libre voluntad del trabajador, por las implicaciones adversas que tiene para él tener que invertir tiempo para el trámite “on line”, llamar y acudir a su afore, ausentarse por periodos más prolongados de su trabajo, soportar las caídas del sistema, el vuelva en seis horas o mejor mañana, quejas ante Condusef, etc. Conclusión: ni aun yendo a bailar a Chalma el trabajador puede obtener la constancia y termina por desistirse de su intención de cambio de afore.

La constancia sobre implicaciones del traspaso es un documento necesario para que los trabajadores puedan cambiar de afore, de darse, entre otros, el supuesto de que se trate de un trabajador en transición, estar la cuenta individual recertificada, tener dos o más traspasos en un periodo de 36 meses. Por ello, “orden dada y no supervisada…”.