SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- La Procuraduría capitalina investiga si fue provocada por el padre, la muerte de la familia orignaria de Yucatán que fue hallada el pasado miércoles en la colonia Iztacalco de la Ciudad de México.

La investigación de la PGJ tomó un rumbo macabro que intentaría a confirmar o descartar si el padre de familia, de nombre Marco Antonio, habría sido el que dejó a propósito que se saliera el gas de un tanque para matar a su esposa, hija e incluso a su mascota, cuyos cuerpos fueron hallados en avanzado estado de descomposición en su departamento, señala el sitio elnorte.com.

El portal de El Universal indica que la familia era originaria de Mérida y que estaba conformada por Marco Antonio, de 46 años; su esposa Nancy, de 44, y la hija de ambos, Diana, de 15 años.

La familia estaba planeando realizar un viaje a principios de año, sin embargo, no dieron aviso a sus vecinos como acostumbraban hacerlo cada vez que salían de la ciudad.

La causa de muerte fue inhalación de gas, pero al inspeccionar el sitio, según El Norte, peritos descubrieron que el tanque de gas estaba activado, pero no encendido, por lo cual se liberaron gases tóxicos durante la noche.

Problemas de depresión 

Un familiar de Nancy declaró que la relación entre ella y Marco Antonio estaba muy deteriorada, debido a que en diferentes ocasiones el hombre falló en su intento de conseguir empleo.

Relató que se mudó a Canadá y luego a Quintana Roo, pero a las semanas retornó porque no pudo obtener trabajo, lo cual lo deprimió.

El testigo mostró mensajes de WhatsApp donde Marco Antonio le expresaba lo mal que estaban las cosas en su casa, al tiempo que querían desalojarlo.

Dijo que en varias ocasiones una hermana de Nancy lo amenazó, pues se rehusaba a salir del departamento.

Por ello, la PGJ investiga si no fue un accidente la inhalación de gas, por lo cual se ordenaron peritajes que acrediten lo que sucedió.