Mérida, Yuc.- Luego de cuatro horas de debate, la jueza segundo de control Ileana Domínguez Zapata imputó a Gabriel O. C. C. el delito de lesiones que ponen en peligro la vida, por atropellar a dos niños y a su madre en una calle del fraccionamiento Los Héroes, en el oriente de la ciudad. El menor M.I.R.M. resultó con graves heridas que lo mantienen en terapia intensiva en un hospital de Mérida.

A pesar de que los fiscales solicitaron la prisión preventiva –con la agravante de que cuando sucedieron los hechos el acusado presentaba estado de ebriedad–, la jueza decidió otorgarle la libertad provisional mediante la colocación de un localizador electrónico y el depósito de 20 mil pesos como garantía económica, no acercarse a las víctimas y no frecuentar el fraccionamiento Los Héroes.

El acusado señaló que seguir viviendo ese fraccionamiento le daba temor por las represalias de los vecinos, ya que desde el día que sucedieron los hechos la gente se amotinó y eso impidió que tardara en entregarse a los policías, debido a que temía por su integridad física.

En la exposición de la teoría del caso, los fiscales hicieron notar que el acusado carece de licencia de conducir y el vehículo que conducía carece de seguro, a pesar de que cuenta con placas nuevas y es un requisito obligatorio para ese trámite.

La jueza Domínguez Zapata fijó para el próximo martes 9 la celebración de la audiencia de en la que resolverá la situación jurídica del acusado.

En la audiencia realizada ayer en la sala 3 del Centro de Justicia Oral de Mérida, el abogado defensor Edier Pech Farfán –quien fue agente del Ministerio Público– trató de descalificar la detención de su patrocinado exhibiendo como prueba un video de un aficionado en el que se muestra el arresto de Gabriel O., mientras los vecinos aseguraban que no era la persona que conducía el Chevy involucrado en el percance.

El defensor dijo que fue ilegal la detención, ya que en el video no se aprecia que los policías aprehensores leyeron los derechos al acusado y tampoco hay un testigo que asegurara que se trataba del conductor involucrado en el accidente.

Sin embargo, la acusaciones de los fiscales señalan que en los momentos en que policías aprehensores de la Secretaría de Seguridad Pública se aprestaban a arrestar al acusado, éste decidió salir de su casa y entregarse para resolver el problema.

El acusado del accidente (der.), durante la audiencia de imputación. (Foto: Milenio Novedades)

También proporcionaron la entrevista del testigo Juan A. L. C., quien al percatarse del accidente persiguió al Chevy hasta que fue resguardado en la cochera de una casa en esa misma zona habitacional, y precisó que el chofer, quien vestía playera blanca y naranja, se metió al inmueble.

Este mismo testigo identificó al ahora acusado cuando llegaron los policías a la vivienda y lo arrestaron, sólo que ahora llevaba una playera negra con vivos azules.

Otro dato de prueba fue el peritaje elaborado por la SSP en la que señala que alrededor de las 6 de la tarde del pasado 1 de enero, la víctima M.I.R.M. caminaba sobre la vía de rodamiento agarrando el lado izquierdo del manubrio, mientras que su hermanito hacía lo propio con el lado derecho; así como la madre de ambos estaba en la parte posterior sujetando unos botellones de agua para que no se cayeran del vehículo.

Esta familia caminaba de sur a norte sobre la calle 148 entre 123 y 125 del fraccionamiento Los Héroes cuando fueron embestidos por el Chevy manejado por el ahora acusado, quien perdió el control del volante a causa de su intoxicación etílica, por lo que el auto golpeó de costado a la madre y al continuar su trayectoria embistió a la bicicleta y a M.I.R.M. y los aventó unos 14 metros, mientras que el otro menor solo fue golpeado por la bicicleta y cayó al suelo.

También se presentó un video de las cámaras de seguridad de una casa que muestra el momento exacto del accidente.