Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Con ocho salas equipadas con tecnología de última generación en las que el público podrá interactuar para disfrutar y conocer la historia de la música mexicana, este jueves comienzan las visitas al museo contenido en el primer piso del recién inaugurado Palacio de la Música.

Cada una de los pabellones del espacio cultural fueron diseñados para proporcionar a los visitantes una experiencia única, ya que cuenta con sofisticados equipos con pantallas táctiles, audífonos y proyecciones en calidad de alta calidad, así como modernas estaciones de sonido en las que se puede acceder a acervos de sonido muy variados.

Desde el ingreso al recinto comienza la aventura con la bienvenida en video del representativo artista yucateco Armando Manzanero, para luego entrar a zonas dedicadas a Los Grandes de la Discografía, del Cine y la Música, a los Artista en Televisión, los Compositores, Los Grandes Cantantes y las Instrumentaciones, así como un área especializada en música regional mexicana.

El recorrido ofrece en su punto culminante una proyección holográfica en la que se puede ver y escuchar como si estuviera presente el “Flaco de Oro” Agustín Lara cantando al piano, al igual que a Consuelo Velázquez y al autor de “Somos Novios”, entrevistado por el maestro Luis Pérez Sabido.

La mayoría de los espacios tiene en su concepto un alto contenido didáctico, ya que los dispositivos táctiles con los que se puede interactuar muestran de manera creativa videos con exposiciones, animaciones y narraciones enriquecidas con contenidos históricos del ámbito musical.

Asimismo, se recrean salas de cine, cabinas de radio y lugares íntimos que facilitan disfrutar de las interpretaciones de los grandes cantantes que han dado brillo a la música mexicana, desde María Conesa, pasando por Toña La Negra, José Alfredo Jiménez hasta Aleks Sintek.

También resulta atractiva una sala con proyección semicircular dedicada a las figuras de principios del siglo XX que son poco conocidas por las nuevas generaciones y que aquí recobran vida.