Óscar Chan/Mileno Novedades
MÉRIDA.- Sacar los camiones de transporte urbano del Centro Histórico debería ser evaluado y si se decide hacerlo, programarlo por etapas porque de forma abrupta generaría molestia en los usuarios quienes tendrían que caminar más cuadras para llegar a sus paraderos, señaló Enrique Ancona Teigell, presidente del Patronato para la Preservación del Centro Histórico de Mérida A.C.

Sostuvo que en medio de una situación complicada en la que los concesionarios exigen un incremento en las tarifas del servicio, sería muy difícil empezar a sacar las unidades del Centro Histórico, aunque ello representa un beneficio para la movilidad en toda la ciudad.

“Sacar a los camiones del centro podría ser resultado de un estudio, de un proyecto consensado para que se conozcan los pasos que hay que dar, podría ser por etapas pero debe ser resultado de un proyecto que se tiene que realizar”, anotó.

Puntualizó que para hacerlo, primero se tienen que ver todas las aristas y las acciones que sean las más aceptadas, pues no necesariamente se tiene que pensar en quitar todo el transporte dentro del Centro Histórico, si no que podría ser de manera escalonada.

“Si les dices a los usuarios que tienen que estar caminando diez o quince cuadras más porque se quitó el servicio sería muy complicado y no creo que estén muy contentos, ello generaría molestia en medio de todo el tema actual del transporte”, aseveró.

Ancona Teigell sugirió que para determinar dichas acciones se tiene que realizar un consenso, en el que participen todos los actores, tanto del área de los transportistas, el comercio establecido, los usuarios y las autoridades estatales.

Incremento

El presidente del patronato reconoció que el aumento a las tarifas del servicio es considerable, ya que el incremento en la gasolina y el diésel ha sido notorio y ha subido en porcentajes muy elevados, lo que al final de cuentas impacta en el servicio que brindan.

Ruta de Tren Maya provocaría impacto ambiental en la Península