Candelario Robles/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- El siniestro registrado en una línea conductora de Petróleos Mexicanos (Pemex) a la altura del km 07+330 del poliducto Progreso-Mérida no obstruyó el abasto de gasolina, diesel y turbosina hacia la capital yucateca, por lo que la paraestatal garantizó el suministro de combustible.

A través de un comunicado, Pemex reconoció que ante el ataque vandálico perpetuado a sus instalaciones, se presentó la fuga de combustible, provocando el incendio, por lo que se procedió la suspensión temporal de la operación del ducto para la atención del incidente.

“Las operaciones de suministro a los clientes de la región no se vieron interrumpidas debido a que se cuenta con suficiente inventario del producto”, citó la empresa a través de un comunicado.

El documento confirmó que Petróleos Mexicanos interpondrá la denuncia correspondiente ante el Ministerio Público para que se realicen las averiguaciones y deslindar responsabilidades sobre el incidente.

En Yucatán existe presencia de 'huachicoleros'

“Es importante recordar que las personas que realizan este tipo de acciones pueden hacerse acreedoras a sanciones severas de tipo penal y administrativo de acuerdo a la ley federal para Prevenir y Sancionar los Delitos cometidos en materia de Hidrocarburos”, señaló Pemex.