Gerardo Keb/Milenio
MÉRICA, YUC.- Ordenamiento pesquero en el estado es una necesidad para mantener viva la actividad, ya que el crecimiento del esfuerzo pesquero de manera desmedida ponen en riesgo la sustentabilidad de las pesquerías, comentan dirigentes de pescadores.

Según se dio a conocer el enorme crecimiento de las comunidades portuarias de todo el estado, con la explosión demográfica propia de los locales y la llegada de personas de diversos pueblos y demás entidades del país, han provocado el incremento en la cantidad de naves dedicadas a la pesca, las cuales gran parte de ellas salen a la mar sin contar con los permisos necesarios para ejercer la actividad, y sin que nadie haga algo para poner en orden la situación.

También te puede interesar: Mercado europeo solicita los primeros pedidos de pulpo

José Luis Carrillo Galaz, el presidente de la Federación Centro-Poniente de las cooperativas pesqueras de Yucatán, comentó al respecto que las federaciones y comités náuticos se han dado a la tarea de intentar ordenar las comunidades desde Celestún hasta el Cuyo, sin embargo ante la falta de apoyo de las autoridades de pesca lo único que se ha podido establecer es el respeto de los pesos y tallas.

Ante el incremento desmedido del esfuerzo pesquero, el dirigente de cooperativas, comentó la necesidad de que las autoridades presenten un programa de ordenamiento y de no crecimiento en la cantidad de embarcaciones y pescadores, a fin de mantener a raya a los foráneos que actualmente invaden los puertos para darle prioridad al pescador local para la explotación de los recursos.

De no llevarse a cabo acciones reales y concretas respecto de esta situación, el panorama para la pesca en el estado, apunta a continuar registrándose hecho violentos como los acontecidos en los puertos de oriente, quienes tal vez no actuaron de la manera correcta, pero que sin lugar a dudas según expresó Carrillo Galaz, no encontraron mejor solución que aplicar la justicia por mano propia, hecho que habla de la urgencia de toma de decisiones al respecto que consigan evitar estas situaciones y tranquilicen a los habitantes de dichas áreas, beneficiando al sector de la pesca en los once puertos que conforman el litoral yucateco.