Patricia Itzá/Milenio Novedades
MÉRIDA.- A pesar de las restricciones de las autoridades migratorias en Estados Unidos, impulsadas por Donald Trump, en lo que va del primer semestre del 2018 se han registrado 259 deportaciones, cifra similar a la del año pasado en el mismo periodo, informó el subdirector de atención a migrantes del Indemaya, Ángel Basto Blanco.

Explicó que la situación, no solo de los yucatecos, sino de cualquier migrante procedente de México es “difícil”, debido a que han dejado de realizar su vida con normalidad, con el fin de que no cometan alguna infracción y sean detenidos para ser deportados.

“Definitivamente Estados Unidos cuenta con leyes rigurosas, lo que está sucediendo es que se están aplicando al pie de la letra, por lo que muchos yucatecos viven ahora en la clandestinidad, han disminuido sus salidas y dejado de hacer actividades recreativas por el temor de encontrarse en alguna situación que los perjudique para que sean deportados”, indicó.

A pesar de ello celebra que hasta el momento no haya ocurrido una “ola masiva de deportados” como en otros estados, debido que el número que se tiene registrado hasta el momento es “considerado normal”.

“Los yucatecos están ahora más enfocados en mandar recursos a sus familias con la situación que viven”, señaló.