MÉRIDA, Yuc.- El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) solicitó a las autoridades que revisen los productos que se expenden en tianguis y en el sector informal de la ciudad, puesto que ahí es donde se comercializan los artículos que ingresan ilegalmente a la entidad y que tanto impactan a la economía formal yucateca.

El presidente del CCE, Michel Salum Francis, señaló que en el centro y norte del país se reporta el descarrilamiento seguido de trenes de carga, esto ocurre muchas veces para robarlos, y todos esos productos llegan al sector de la informalidad en el resto del país.

En los tianguis y mercados de Mérida, el comercio informal expende alimentos enlatados, quesos, cigarrillos, aparatos electrónicos, teléfonos celulares, ropa, zapatos, desodorantes, champús, rastrillos de rasurar, encendedores, relojes y un largo etcétera.

El dirigente empresarial señaló que se tendría que revisar la procedencia de estos productos, puesto que se expenden a precios muy bajos, además de todos los artículos “piratas” que también se comercializan, como zapatos y ropa.

Como dimos a conocer ayer, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y el Consejo Nacional de la Industria Tabacalera (Conainta) encabezaron en Mérida, la destrucción de más de 11 millones de cigarros introducidos ilegalmente al país.

“Se debe continuar con este tipo de operativos en la entidad, sobre todo en los tianguis y centros de ventas de comercio ambulante, pues ahí es donde se expenden productos de dudosa procedencia. Es ahí donde llega lo que se roban en los camiones y trenes en el centro de la República”, aseveró.

El también presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Mérida (Canacome) aseveró que las autoridades deberán atender el problema que representa la mercancía de dudosa procedencia, puesto que es la que alimenta en su totalidad al comercio ambulante de la ciudad.

“Se roban camiones y trenes todos los días, esos productos va directo al comercio informal”, señaló.

Dijo que cuando los comerciantes organizados denuncian a la autoridad la existencia de los artículos de dudosa procedencia en los tianguis, hacen caso omiso.

“Cuando se trata de reportar acciones de la informalidad, lo primero que dice la autoridad es que no pueden hacer nada porque no tienen un domicilio fiscal para notificarlos”, afirmó.