Joel González/SIPSE
MÉRIDA, Yucarán.- El Parque Centenario abrirá sus puertas de manera regular con todos sus servicios, a excepción del teleférico que continuará por algunos días bajo protocolo de seguridad.

La administración del parque prepara la incorporación de una máquina más de trenecito, a fin de mejorar la eficiencia del servicio y batir las largas filas de espera.

También te puede interesar: Trabajador muere prensado en teleférico del Centenario de Mérida

Baja afluencia de visitantes ayer sábado al Parque Centenario a consecuencia de la nubosidad que privó durante gran parte de la mañana, así como la noticia de la tragedia sucedida al interior del parque a un trabajador del teleférico el pasado viernes.

La amenaza de lluvia y la incertidumbre sobre si el parque abriría sus puertas luego del trágico accidente bajó un poco los ánimos en uno de los sitios más emblemáticos de la capital yucateca, que registró una sensible baja en el número de paseantes.

Aunque ya se hicieron todos los estudios y peritajes correspondientes del lamentable accidente, la zona tendrá suspendido el servicio hasta que se den indicaciones, lo cual podría llevar varios días, señaló, Gabriel Delgado Parra, jefe encargado del Parque.

Informó que a pesar que el calor y la lluvia han afectado la cantidad de personas, dejó claro que después de la reciente remodelación de las instalaciones el aumento en el número de visitantes ha sido sustancial ya que se ha duplicado.

Asimismo dijo que para estas vacaciones van a tener casa llena durante los casi dos meses de la temporada de verano, y dijo que el parque y la plantilla de trabajo están preparados para ofrecer un buen servicio.

En relación a la trasformación del parque, el administrativo dijo que se respetó la conformación original del zoológico, así como la mayoría de las piezas de ambientación; tal es el caso de las esculturas icónicas del parque como la del cerdito y de león, que mucha gente pensó que fueron reubicadas y que sin embargo continúan en el mismo lugar frente a la estación del trenecito.

Hubo cierta desorientación por parte de unos visitantes, ya que el avión de lámina que estaba frente a estas figuras fue desplazado cien metros, para ubicarse a un costado de la entrada que da a la calle 84, finalizó.