Desde hace algunos años nos hemos ido familiarizando con el término “reciclar”, cuya acepción directa significa “transformar un producto en desuso en otro producto similar o derivado con el mismo material”. Pero en la gran mayoría de los casos la gente confunde el término y esta acción no se lleva al cabo y por lo tanto el proceso de reciclaje es casi nulo.

Iniciaré comentando algunos detalles que he podido detectar y que considero no ayudan a fomentar buenas prácticas para el manejo adecuado de los residuos sólidos que generamos. En primera instancia, decimos que producimos mucha basura, pero la basura no se produce, se genera. Le decimos basura a todo aquello que, después de su vida útil para nosotros, desechamos, cuando lo que generamos como resultado de nuestros consumos son residuos que de acuerdo con su origen clasificamos en orgánicos, inorgánicos, sanitarios, de manejo especial y peligrosos.

Una vez generados estos residuos los podemos manejar por separado para un óptimo aprovechamiento, si los revolvemos se convierten en basura; dicho de otra manera: “La revoltura provoca la basura”. Por tal motivo la basura se genera y no se produce.

En diferentes foros, cuando pregunto al auditorio si alguien recicla algo las respuestas son iguales: reciclan las latas de refresco, el papel, las botellas de plástico y cuando les pido nos compartan cómo las reciclan me dicen: “Las junto en una bolsa para que no se revuelvan y las llevo a vender o las regalo a las señoras que las juntan”. Esa acción se llama separación, no es reciclar, ya que reciclar es transformar no sólo separar, que es la base o inicio del reciclaje.

Existe en el ambiente ecologista una regla que define el proceso completo del aprovechamiento de los residuos sólidos, conocida como De las 3 R: Reduce, Recicla y Reutiliza, a la cual se le ha aumentado una R, Responsabilidad, que viene a ser la base de todo el proceso, pues debemos responsabilizarnos de los residuos que generamos.

Ojalá podamos pasar de una simple separación a un manejo integral de los residuos que generamos. Nos vemos en un próximo Caleidoscopio.