Patricia Itzá/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- En la Unidad de Monitoreo e Inteligencia Policial (Umipol) se registran alrededor de 700 llamadas al día de las cuales 100 son falsas, realizadas por la mayoría menores de edad. Se hace hincapié que los padres no entreguen a sus hijos celulares debido a que ese tiempo puede ser atendido una emergencia real.

Raúl Medina Quintal, supervisor general de la Umipol de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), informó que menores son los que realizan más este tipo de llamadas, “por lo que los padres deben explicarles la importancia de no hacer bromas a una línea de emergencia”.

Los operadores, al tener capacidad de identificar las llamadas, las catalogan como tal, reporte que también se coloca en todo el país.

“Al tener capacitación de la Facultad de Psicología de la UNAM podemos identificar cuándo una llamada es falsa. A veces los mínimos silencios o las risas delatan que son menores; sin embargo, hay situaciones difíciles porque los menores hablan con tal seriedad para reportar la situación cuando a final de cuentas no hay nada”, explicó el encargado.

Dijo que otra de las formas para detectar una llamada de este tipo es cuando una persona habla para reportar un mismo suceso o distintos, pero en una misma dirección.

Comparten sangre... ahora también compartirán la cárcel

Observación

Casi 60 elementos trabajan en la Unidad de Monitoreo, divididos en tres turnos de 12 horas, se ayudan con más de mil pantallas y dos monitores particulares.