Redacción/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Ayer se registró el segundo caso de honradez por parte de policías de la capital yucateca en los últimos dos meses, en total los uniformados han encontrado y devuelto 119 mil 700 pesos y 67 dólares. 

Ayer, agentes de la Secretaría de Seguridad Pública SSP, asignados al sector norte de Mérida, devolvieron a su propietario una cartera con dinero en efectivo y documentos oficiales, tras hallarla tirada en una calle del Fraccionamiento Paraíso.

De acuerdo con datos preliminares, la noche del pasado jueves, los oficiales de la SSP Christian Campos Chablé y Luis Alberto Cohuó Koo realizaban labores de vigilancia en el fraccionamiento Paraíso, en el rumbo de Altabrisa, a bordo de la unidad 2011, cuando sobre la calle 16-A entre 13 y 15 se percataron de una cartera tirada en la vía pública.

También te puede interesar: Exigen a ayuntamientos vigilar a presos para evitar suicidios

Los policías recogieron la cartera que contenía tres mil 700 pesos, 67 dólares en efectivo, una credencial del INE, licencia de conducir y tarjetas de crédito.

Los agentes se comunicaron por teléfono con el propietario de la cartera, de nombre César C, a quien informaron del hallazgo y le manifestaron que acudiera a la base sector norte de la SSP, ubicada en la Unidad Habitacional Revolución (Cordemex).

El ciudadano, con domicilio en Altabrisa, agradeció a los oficiales la honestidad con la que actuaron.

Hallazgo de junio 

Milenio Novedades publicó el pasado 14 de junio que la oportuna intervención del agente de la Policía Municipal de Mérida, Edwin Ricardo Castillo Garrido permitió que el presidente municipal de Sotuta, Yucatán, Andrés Ismael Santana Fraga lograra recuperar una mochila en cuyo interior había la cantidad de 116 mil 600 pesos en efectivo, tarjetas bancarias y chequeras.

De acuerdo con la versión de Santana Fraga, momentos antes de extraviar la mochila había acudido a una ferretería de la calle 60 por 69 a realizar compras de material eléctrico. Por descuido, cuando entró a su vehículo no se percató que había olvidado la mochila sobre el automóvil, hasta que ésta cayó al pavimento en la calle 64 entre 67 y 69.

En ese momento el oficial Castillo Garrido se encontraba apoyando en las labores de vialidad y se percató que a unos metros del sitio había una mochila que estaba a punto de ser atropellada o levantada por otros peatones, por lo que enseguida se acercó para levantarla.