José Salazar
MÉRIDA, Yuc.- En la entidad, tres de cada 10 embarazadas son adolescentes de entre 15 y 19 años, revela el Hospital Materno Infantil, cuyas cifras preliminares de 2017, hasta septiembre, indican que de los tres mil 709 partos atendidos, mil cinco casos fueron de mujeres en dicho rango edad.

Margarita Viana Pizarro, directora del nosocomio, advirtió que uno de los principales riesgos del embarazo a temprana edad es la preeclampsia (hipertensión arterial que puede presentarse a partir de la semana 20 del embarazo).

“Esta es una de las causas de muerte materna más frecuentes. En Yucatán, seis de cada 10 embarazadas presenta esa complicación”, señaló.

Viana Pizarro explicó que las pacientes embarazadas hipertensas están predispuestas al desarrollo de complicaciones potencialmente mortales, como desprendimiento de placenta, coagulación intravascular diseminada, hemorragia cerebral, insuficiencia hepática y renal.

La especialista en gineco-obstetricia dijo que después del embarazo estas mujeres pueden padecer problemas renales de por vida y en el siguiente embarazo, además de ser hipertensas, presentarán preeclampsia, lo que añade más riesgos para su vida y la del producto.

“Trabajamos mucho en llegar a los jóvenes para que tomen las medidas necesarias para evitar un embarazo no deseado, el cual repercutirá en su vida a una edad en la que no están física, emocional y económicamente preparados para afrontarlo”, mencionó.

Control especial

Casi todas las mujeres sufren alguna leve molestia a lo largo del embarazo, sin que éste se considere de peligro. Cuando la gestante pertenece a un grupo de riesgo o presenta alguna complicación espontánea, requiere un especial control médico para prevenir malformaciones en el feto y problemas durante el parto; para ello, detectar de manera temprana este factor resulta esencial.