Mérida, Yuc.- Las cifras de obesidad en la población yucateca en 2017 reportan cerca de 20 mil casos, lo que representa un alarmante incremento del 83 por ciento con respecto al acumulado en 2016, que fue de 10 mil 516.

La Secretaría de Salud federal informó que hasta el 2 de diciembre (semana epidemiológica 48), en el Estado se ha diagnosticado a 7 mil 62 hombres y 12 mil 227 mujeres con obesidad. En esta última semana se agregaron 306 casos nuevos.

Los 19 mil 289 casos reportados hasta esta semana también superan -en 103 por ciento- los que se contabilizaban en el mismo periodo del año pasado, que era de 9 mil 478 casos.

Llama la atención el número de casos que se presentan en el sexo femenino representan el 63 por ciento del total.

Obesidad significa tener un exceso de grasa en el cuerpo. Se diferencia del sobrepeso, que significa pesar demasiado.

El peso puede ser resultado de la masa muscular, los huesos, la grasa y/o el agua en el cuerpo. Ambos términos significan que el peso de una persona es mayor de lo que se considera saludable según su estatura.

Yucatán ocupa uno de los primeros lugares en obesidad infantil. Entre las estrategias que se han aplicado para contrarrestar este flagelo figuran actividades físicas y restricciones en la venta de comida chatarra o con alto contenido calórico y de grasas en las escuelas. Sin embargo, las autoridades de salud y educativas no han podido lograr que se cumpla a cabalidad.

Esta enfermedad, que es un problema de salud pública, no sólo en Yucatán, sino en todo México, se asocia o es causa directa de muchos otros trastornos y enfermedades como la hipertensión arterial, diabetes mellitus, dislipemia (altos niveles de colesterol en la sangre) y síndrome de apnea del sueño.

Sin embargo, además de estos trastornos, recientemente se relacionó a la obesidad con el deterioro cognitivo en la etapa media de la vida (alrededor de los 50 años de edad).