MÉRIDA, Yuc.- Tala inmoderada, basura y aguas residuales y la caza furtiva son los “crímenes ambientales” que más padece la Reserva Ecológica Cuxtal, por lo que el Organismo Público Municipal Descentralizado, que tiene a su cargo la operación y administración de la zona, está formulando un proyecto para que a los ejidatarios o propietarios de esos terrenos se les pague por solo prestar el servicio ambiental, es decir ser parte de la zona.

Estos fondos se obtendrán mediante donaciones de patrocinadores privados y dependencias de gobierno, para que con los recursos se creen proyectos de desarrollo económico o para la preservación cultural.

El director técnico Albert Baena Regel informó que será en junio cuando viaje a Brasil para participar en el quinto encuentro regional de Values en América Latina, con el fin de conocer “un método para instrumentalizar el pago por servicios ambientales”.

“Muchas de las personas tienen terrenos en la zona núcleo de la reserva, pero no pueden hacer nada porque está protegida, pero brinda un beneficio a Mérida al proporcionar agua, polinización y ser el hábitat de especies que están siendo espantadas por la urbanización, entre muchas otras; situación que propicia la utilización de los mismos de manera errónea, al no ver ningún beneficio por poseerlo”, indicó.

Explicó que los primeros pagos se realizarían a finales de este año, y la cantidad no está determinada aún porque todo depende de qué tantos beneficios se cuantifiquen en cada terreno.

“Son más de 500 personas las beneficiadas. Uno de los primeros donantes es la Conafor, que está otorgando 500 pesos por hectárea y años que tenga cada propietario, que se activan si nosotros conseguimos mediante donaciones la mitad. Pero esa es una instancia, tenemos muchas más interesadas, tanto nacionales como internacionales”, agregó.

“Los recursos que se utilizarían serán captados mediante donantes que pueden ser públicos, privados, institucionales y gubernamentales, los cuales tendrán un proceso claro y transparente para la obtención y aplicación”, subrayó.

Pero el otorgamiento de los recursos también tiene “ciertas modalidades”, con el fin de que las personas creen proyectos para el desarrollo económico de la población, así como el fomento a la cultura porque “no es dar el dinero solo por darlo”.

Cuando se monetizan los servicios ambientales, se vuelve un instrumento base para la planeación estratégica del municipio de Mérida mucho más solida y fundamentada y congruente con la dinámica ambiental.

Baena Regel mencionó que de esta manera se planea reducir el maltrato que todos los días sufre la zona, porque en ella hay varias empresas que para reducir sus gastos de operación tiran sus residuos sólidos y líquidos, lo que afecta enormemente la diversidad vegetal y animal.

“Hemos presentado varias denuncias, en contra de empresas que tiran sus desperdicios, el caso más reciente es de una centro médico que cerró pero en un terreno cerca de la calle 42 sur fueron a arrojar jeringas, medicamentos caducos hasta una incubadora, pero entre la basura estaban facturas a nombre de los propietarios por lo que procedimos legalmente”, precisó.