Patricia Itzá/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Han sido varias las ocasiones en las que se ha reportado la presencia de cocodrilos en zonas cercanas a poblaciones porteñas de Yucatán o incluso dentro de ellas, como la informada a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, en el 2017, cuando fue necesario acudir para capturar a dos ejemplares que estaban en el puerto de abrigo de Progreso, pero solo se consiguió devolver a uno a su hábitat.

En Progreso, Celestún y Sisal se ha avistado con frecuencia cocodrilos

Debido a que los asentamientos urbanos irregulares han invadido sitios como la ciénega, lugar en donde viven estos reptiles, cada vez es más frecuente que estos animales se introduzcan en patios o incluso habitaciones de predios endebles, por lo que autoridades ambientales (Semarnat y Profepa) se presentan para capturarlos y devolverlos a su hábitat.

En lo que va del año no se ha tenido alguna solicitud para regresar esta especie a su lugar de vida, pero no descarta que en esta temporada vacacional se tenga alguna llamada.

Milenio Novedades

Un incidente que se presentó este año fue el pasado día 1 de este mes cuando una mujer fue atacada en la Biosfera de Celestún, de lo que informamos en nota aparte. Uno de los mayores atractivos de  Celestún es la visita a la ría en donde habitan estos animales.

Otra “visita inusual” de un cocodrilo fue en Chicxulub Puerto en octubre del año pasado, pues el animal caminaba cerca de la plaza principal de la población. En esa ocasión de manera urgente se le trasladó a la ciénega para evitar incidentes tanto para el reptil como para seres humanos.

También se sabe que habitantes que viven cerca de la ciénaga de Sisal están en alerta desde el año pasado cuando reportaron la presencia de un cocodrilo de tres metros, aproximadamente, esto con el fin de que la gente no se acerque demasiado al lugar.

Ante invasión humana cocodrilos ocupan zonas veraniegas en Yucatán