José Salazar/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- En Yucatán, se registran cada año cerca de mil 200 infartos al miocardio que hace a estos eventos la primera causa de muerte. Además, ocho de cada diez de estas defunciones se dan en personas entre 40 y 70 años.

José Enrique Granados, cardiólogo ecocardiografista, mencionó que existen factores de riesgo no modificables que incrementan la posibilidad de padecer cardiopatías isquémicas (enfermedades del corazón) entre los que mencionó el sexo, la edad y la herencia.

“También tenemos otros factores que sí podemos modificar por medio del estilo de vida como son la hipertensión, obesidad, colesterol y glucosa altos, tabaquismo y sedentarismo”, aseveró el especialista de la UMAE del IMSS en Yucatán.

También te puede interesar: A pesar de gran producción, yucatecos solo consumen miel en 'hot cakes'

“Hay personas que deciden adoptar estilos saludables de vida, cambian su alimentación y hacen ejercicio, sin embargo, se meten de lleno sin la debida asesoría médica. Esto puede resultar peligroso y hasta fatal, como el caso de los corredores que han fallecido recientemente en carreras atléticas. Antes de iniciar en cualquier disciplina deportiva, se necesita someterse a una prueba de esfuerzo”.

Ante integrantes de la asociación “Sinergia con sentido”, A.C., compartió que al tener uno de estos factores, la posibilidad de padecer en 10 años un infarto agudo al miocardio o un accidente cerebrovascular es 10% y por cada factor que se agregue el riesgo incrementa en ese mismo porcentaje. El especialista, quien también labora en el Centro Médico Pensiones, dijo que actualmente 95% de la población presenta al menos dos de los factores de riesgo mencionados.

“Para prevenir estos eventos es preciso hacerse un chequeo anual que permita la detección y control oportunos. Se debe tomar conciencia que la salud es algo prioritario y asumir cada quien la responsabilidad de cuidarse manteniendo un peso adecuado y sus niveles de presión arterial, glucosa y colesterol controlados”, recomendó el cardiólogo.