Milenio Novedades
MÉRIDA.- La Fiscalía General del Estado (FGE) formuló la imputación al ciudadano Jesús Eduardo H.R. por su presunta participación en los delitos de homicidio y lesiones, ambos cometidos por culpa; denunciados tras los hechos ocurridos el pasado martes en Tizimín, donde falleció el pequeño Saulo Neftalí R. C. y cuatro niños más resultaron heridos al ser arrollados por un vehículo.

En la audiencia celebrada en el Juzgado Primero de Control del Quinto Distrito Judicial, con sede en Valladolid, se decretó de legal la detención y la Fiscalía formuló la imputación de los delitos y solicitó la medida cautelar de prisión para Jesús Eduardo, misma que fue otorgada por el Juez de Control durante todo el tiempo que dure el proceso.

 Tras la imputación, la FGE presentó los datos de prueba de  la carpeta de investigación de la causa penal 33/2018 y solicitó la vinculación a proceso del indiciado, por lo que la autoridad judicial, después de evaluarlos, decretó el auto de vinculación a proceso y otorgó un plazo de dos meses para la investigación complementaria.

Como se recordará, los hechos ocurrieron el pasado 28 de agosto, cuando el indiciado conducía un vehículo automotor sobre la calle 61 en la localidad de Tizimín; donde al manejar sin la diligencia necesaria, presuntamente colisionó con la acera, provocando que perdiera el control del auto y subiera a la banqueta, donde se encontraban las víctimas, con el resultado de un menor fallecido y cuatro lesionados.

Versiones señalan que el joven conductor se encontraba alcoholizado.