MÉRIDA, Yucatán.- De acuerdo con un estudio realizado por la Procuraduría General de la República (PGR), además de Chetumal, Cancún comienza a aparecer en el mapa de centros de distribución de mercancía ilegal, desde cigarros, licor y, en diciembre, la pirotecnia.

Asimismo, autoridades federales han descubierto que los cargamentos entran por la frontera entre Belice y México, a través del Río Hondo, donde los habitantes de las comunidades ribereñas se encargan de poner la mercancía en los camiones para dirigirse al interior del país. De esta manera no tienen que pasar por la aduana de Subteniente López y pagar “las cuotas” para no ser molestados.

Aunque la actividad ilegal se centra en el contrabando de tabaco y licor, en la temporada navideña surge la de pirotecnia china y guatemalteca, en la que el municipio Benito Juárez, en Quintana Roo, ha comenzado a aparecer como centro de distribución.

También te puede interesar: Airbnb y Gobierno de Yucatán crean alianza para atraer turistas

De manera sigilosa, el contrabando de pirotecnia china y guatemalteca en la temporada navideña entra a México por Belice para surtir a los mercados de la Península de Yucatán, al ser más baratos que los provenientes del centro de país, y con mayor variedad.

Conforme el reporte de la PGR, el tráfico de mercancía ocurre a través de personas con vehículos particulares, a quienes se les considera “gente del crimen organizado”.

Para la dependencia federal, la presencia de tabaco ilegal en México refleja una cadena de suministro controlado por un grupo bien organizado.

Al año ingresan a México 340 millones de productos de pirotecnia que no pagan impuestos y que carecen de control, provocando una pérdida recaudatoria de casi seis mil millones de pesos.

El Gobierno de Guatemala ha denunciado ante Estados Unidos que los “Zetas” son los responsables del tráfico de tabaco, personas, armas y pirotecnia, actividades que representan 50% de sus operaciones en la región, además de la droga.