Redacción/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- José N, de 29 años de edad, se ahorcó en su domicilio del municipio de Kinchil, presuntamente por problemas emocionales.

Precisamente fue su ex pareja, Aracely N, de 31 años, quien lo halló muerto en el interior del predio ubicado en la calle 27 entre 22 y 24 de ese municipio.

Antes de atentar con su existencia, el hombre se cortó las venas de un brazo y tras atar una soga a una base de la televisión, acabó con su existencia.

También te puede interesar: 'Desprecian' meridanos los balnearios públicos locales

Según se averiguó, la noche del pasado viernes, José Epifanio, apodado “Epi” o “Gokú”, tuvo una acalorada discusión con su ex mujer, pero siguió ingiriendo bebidas embriagantes, mientras que Aracely regresó a casa de sus papás.

La mujer regresó a verlo alrededor de las 7:30 de la mañana de ayer, en la casa que alguna vez compartieron, pero se llevó la desagradable sorpresa de encontrarlo ahorcado, por lo que dio aviso a sus ex suegros que viven al lado.

Elementos de la Policía Municipal acordonaron una cuadra en tanto llegaba personal de la Fiscalía General del Estado y del Servicio Médico Forense para realizar el levantamiento del cadáver. El difunto dejó en desamparo a una adolescente y a un pequeño de tres años de edad.