Patricia Itzá/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- El nuevo sistema penal para adolescentes permite que los jóvenes cumplan su condena en libertad. Sin embargo, es un modelo que apenas se consolida, que necesita más sensibilización de los padres y también de la sociedad.

De los 55 adolescentes que estaban bajo ese modelo en 2017, el 15% incumplió con las reglas y entre el 7 y 10% cometió nuevamente un delito.

También te puede interesar: Se queda en prisión el amante asesino de Kanasín

Para que se tenga una buena readaptación se necesita el apoyo de sus familiares, quienes deben de vigilar que cumplan cabalmente su condena a pesar de que estén en libertad; pero muchas veces esto no ocurre porque hay “algunos vicios” que son difíciles de erradicar.

“Con el muchacho podemos trabajar la adicción o alcoholismo, pero a veces los padres siguen en el mismo rol, por lo que a pesar de que el joven entienda las consecuencias de las adicciones, los padres a veces no, por lo que no tener una disciplina en casa y una vigilancia certera con ellos, buscan en donde refugiarse propiciando que vuelvan a cometer el delito”, explicó Didier Escalante Vega, director del Centro Especializado en la Aplicación de Medidas para Adolescentes (Ceama).