Gerardo Keb
PROGRESO, Yuc.- Personal del Programa de Investigación y Conservación de Mamíferos Marinos de Yucatán (Picmmy) realizó los trabajos de necropsia en el delfín que fue encontrado muerto en la comisaría de Chelem la semana pasada.

A su llegada, el personal del Picmmy, liderados por Raúl Díaz Gamboa, y ayudados por la Coordinación de Ecología municipal llevaron a cabo el desentierro del cuerpo del mamífero marino, para comenzar con los estudios tanto externos como internos de los restos y poder determinar la causa de muerte.

25 mil yucatecos se van a quedar sin votar el 1 de julio

De acuerdo con los especialistas, el cadáver pertenecía a un bufeo hembra y no presentaba señales externas de daños causados por interacción humana, sin embargo, la cola del animal tenía huellas de cicatrización de una herida posiblemente causada por alguna red, misma que fue descartada como causa de muerte.

Posteriormente se llevaron a cabo las incisiones pertinentes para los estudios del organismo del animal, cuyos intestinos no tuvieron presencia de algún material externo que pudiera sugerir la ingesta de cualquier producto humano, lo que sugirió muerte por causa natural en el espécimen, mismo que terminó varado en Chelem por efecto de los malos climas.

Los restos del delfín fueron depositados en el sitio del playón destinado para el entierro de estos animales, desde hace ya dos años.