MÉRIDA, Yuc.- El uso de la tecnología entre niños y jóvenes debe ser medido e inteligente, además de guiado y orientado, dado que los aparatos inteligentes, como teléfonos móviles y tabletas, se deben dejar de ver como herramientas que ayudan a mantener ocupados y entretenidos a los hijos, es decir, como 'niñeras'. 

Así lo sostiene Miguel Ángel Viveros Erosa, coordinador de Programas Especiales en la Subdirección de Salud Mental de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY), quien afirma que el uso de la tecnología pone en riesgo la integridad psicológica o emocional de las nuevas generaciones.

Explicó que el uso excesivo del celular, tabletas u otros dispositivos móviles causa dolores en la parte occipital de la cabeza, porque el niño o joven está mucho tiempo con el cuello “agachado”, mandando mensajes o viendo la tableta.

Sobre el tiempo que deben ser usadas las plataformas tecnológicas, Viveros Erosa sugirió que en los niños no debe exceder de 50 minutos diarios y no más de tres veces por semana.

Dijo que como padres tenemos que prestar mayor atención a lo que nuestros hijos ven en redes sociales, ya que están inmersos en contenidos no aptos para su edad.

En este sentido, recomendó que los niños comiencen a hacer uso del Facebook a partir de los 13 años de edad.