Mérida, Yuc.- Ante el elevado número de casos de depresión que se presentan en Yucatán, especialistas en salud mental señalan que es de gran ayuda establecer relaciones sociales y tener una pareja, ya que estos vínculos crean afecto y desarrollan valores como lealtad, confianza, empatía y respeto por el ser humano.

“Cuando la persona se aísla o carece de lazos familiares y crece en un ambiente de abandono se desarrollan patologías como la psicopatía social, que se caracteriza por tener un comportamiento antisocial, antipatía y remordimientos reducidos”, indicó Adrián Novelo del Valle, psicoterapeuta de la clínica Psiquiatría Integral, ubicada en Altabrisa.

En el primer mes del año se registraron 119 casos de depresión en Yucatán, de los cuales 26 son varones y 93 mujeres. El año pasado, este trastorno mental acumuló 2 mil 415 casos – 659 hombres y mil 756 mujeres–, cifra que superó en un 92 por ciento la de 2016, que fue de mil 256 casos.

“La depresión es un trastorno del cerebro. Existen muchas causas, incluyendo factores genéticos, biológicos, ambientales y psicológicos. La depresión puede comenzar a cualquier edad, pero suele empezar en la juventud o en adultos jóvenes. Es mucho más común en las mujeres, que también pueden tener depresión posparto. Algunas personas tienen un trastorno afectivo estacional en el invierno. La depresión es una parte del trastorno bipolar”, detalló el especialista en salud mental.

Dijo que las personas buscan el contacto social por la satisfacción que brinda pertenecer a un grupo, recibir afecto y aprobación y que el núcleo familiar es el primer referente para el óptimo desarrollo de las relaciones.

“La familia es donde se producen los principales procesos de socialización y desarrollo del ser humano, las primeras identificaciones, los roles que desempeñamos, las tradiciones, las costumbres y la cultura que tejen el lazo social”, expresó.

Agregó que es en la familia donde la necesidad de pertenencia se ve satisfecha, lo que lleva a la persona a tener relaciones sólidas y estables que evitan o reducen la posibilidad de trastornos emocionales como la depresión, que está presente en nueve de cada diez casos de suicidio.
Recordó que depresión es la primera causa de consulta seguida de los trastornos de ansiedad.